El poder del papel pintado en tu pared

El papel pintado utilizado para decorar interiores comienza a ser conocido en la Revolución Industrial. Por el siglo XIX los modelos con formas repetitivas estaban de “moda”. A comienzos del siglo XX los reyes eran los papeles floreados. Después en la década de los 40 las formas geométricas se hicieron con el mercado y alrededor de los años 60 se conoció la época dorada del papel pintado. En la actualidad, estamos inmersos en la era digital. La impresión gráfica y los nuevos materiales han creado un mundo de posibilidades, pudiéndose implementar en baños y cocinas, lugares dónde antes no era normal encontrarlos.

Conoce cual de los modelos de papel pintado se adapta mejor a tu decoración

El papel pintado transforma una estancia de múltiples maneras diferentes, algo que no está al alcance de la pintura.

Si quieres darle un cambio a una habitación y que luzca diferente y como nueva, el papel es una muy buena opción a tener en cuenta, así no deberás modificar la posición de los muebles o realizar muchos cambios decorativos o de mobiliario nuevo. Podemos colocar el papel pintado en todas las paredes de la habitación o en una sola pared. Esta última opción es adecuada por si no quieres empapelar toda la habitación o te resulta visualmente muy cargada dependiendo del papel.

Si quieres darle un cambio a una habitación y que luzca diferente y como nueva, el papel es una muy buena opción

Tipos de papel
El papel pintado vinílico

Es el papel perfecto para estancias con mucho tráfico y donde pueden existir ciertos riesgos de manchas en la pared, las habitaciones de los más pequeños, la cocina y el baño. El vinilo ejerce de aislante de la humedad y facilita la limpieza usando tan solo con un trapo humedecido. Requiere también de encolado para su colocación.

 

Los papeles pintados vinilizados

Su particularidad es una fina capa de barniz que protege el papel. Su uso no está tan recomendado en zonas húmedas como en el caso de los anteriores. Para su colocación, hay que utilizar cola celulósica.

El papel con base textil

En la actualidad se está viendo superado por otros papeles, debido a que son algo complejos a la hora de colocarlos, ya que precisan de cola que previamente hay que extender en la pared para poder adherirlo. La limpieza también puede resultar algo latosa.

El papel pintado autoadhesivo

Su gran ventaja de este papel pintado sobre los anteriores es que no precisan de una cola especial para la sujeción a la pared. Su colocación es la más sencilla y el efecto luce igual de original y llamativo que los anteriores.

Cenefas de papel

Se podrían decir que son un complemento decorativo que podemos usar aunque la pared ya esté pintada, le dan un estilo y personalidad especial a la habitación.

Papeles texturados o con relieve

La principal función de este papel es ocultar daños o imperfecciones en la pared dándole un ligero toque de relieve o textura.