¿Aire acondicionado fijo o portátil?

En los últimos años y tras numerosas olas de calor, muchas son las viviendas que se han decidido por tener un equipo de aire acondicionado. Se ha convertido en un elemento imprescindible para combatir el calor en los hogares y disfrutar del verano en casa hasta que llegan las ansiadas escapadas a la playa o piscina. A continuación, resolvemos una de las dudas más frecuentes que surgen en el momento de la decisión final, ¿aire acondicionado fijo?¿O portátil?

Aire acondicionado portátil

El funcionamiento es casi idéntico al de un aire acondicionado fijo, solo que todos los procesos están aglutinados en una sola máquina. La extracción del aire caliente de la habitación al exterior se realiza a través de un tubo colocado en la ventana, y el condensador (que suele estar fuera) usa el aire frío de la habitación en lugar del aire caliente del exterior.

Un ejemplo sería el aire acondicionado portátil EQUATION con el que podremos refrescar todo tipo de estancias de hasta 27 m² gracias a sus 3.000 frigorías . Tiene una capacidad de deshumificación de 2 l/h y un consumo en frío de 1000W y hasta incorpora un temporizador de 24 horas para adecuar su uso a nuestras necesidades. No requiere instalación. En pocos minutos se alcanza una temperatura de confort de unos 22 o 24 grados.

Otra de las ventajas respecto a los aires acondicionados fijos es que resulta fácil de desplazar. Muy útil si pasas tiempo en varias habitaciones del hogar: en el dormitorio por la noche, en el despacho o en el salón. 

Los puntos donde sale perdiendo el aire acondicionado portátil frente al fijo es en el ruido (al estar el compresor dentro de casa) y el consumo (no poseen tecnología Inverter,). A pesar de ello, son una excelente solución para evitar instalaciones y combatir los días de mayor calor del año. Además, muchos de ellos también sirven de bomba de calor para el invierno.

aire acondicionado portátil

Aire acondicionado fijo

Los aparatos de aire acondicionado fijos, constan de una unidad interior montada en la pared y una exterior que contiene el condensador. Su precio es más elevado que los portátiles, pero a cambio, ofrecen mayor potencia de frigorías.

El sistema es más eficiente, lo que significa que para un mismo número de horas de uso conllevan un consumo bastante menos elevado. Aquí entra en escena la tecnología Inverter, que optimiza la energía modulando el consumo en función de las necesidades. Los sistemas fijos son menos ruidosos que los portátiles, ya que como hemos comentado, el compresor está fuera de la casa.

La instalación es mucho más compleja que en los portátiles que apenas necesitan. Un ejemplo de este tipo de aparatos sería el aire acondicionado fijo EQUATION. Con él podremos llegar a enfriar o calentar estancias de hasta 30 m² debido a sus 3.000 frigorías y 3.200 calorías. En eficiencia energética superan a los equipos portátiles, obteniendo calificaciones de AA+/A+.

aire acondicionado fijo

Tras valorar los pros y los contras de estos sistemas de climatización y sea cual sea la decisión final, seguro que este verano no te vas a derretir en tu hogar 😜.