Aire acondicionado, ¿cuál es su temperatura ideal?

La pregunta del millón de todos los veranos, ¿qué temperatura es la indicada para poner en el aire acondicionado? ¿A qué todos nos la hemos hecho alguna vez?  Entramos sofocados a nuestro hogar y lo que queremos es sentir un ambiente agradable al instante, pero sin tener frío a los poco minutos, todo un reto. En el siguiente artículo vamos a hablar de la temperatura ideal para nuestro aire acondicionado, según los expertos, y enumeraremos algunas técnicas para ahorrar energía.

Según el IDAE, Instituto para la diversidad de Ahorro y Energía, la temperatura confort en verano oscila entre los 23 – 25°C. ¿Qué es la temperatura confort? La temperatura confort es una temperatura agradable, que nos garantiza una sensación de confort y un control en el gasto energético. Cada persona tiene una temperatura confort según su composición corporal, sexo, etc. Lo más habitual y aconsejable es tener el aire acondicionado a una temperatura de 23 – 25°C, como anteriormente hemos comentado. Cuando entramos a un lugar con esta temperatura y si venimos de la calle con 34-36°C, nuestro cuerpo no notará frío de inmediato, le costará aclimatarse, pero con el tiempo se sentirá a gusto.

No es recomendable, ni eficiente bajar la temperatura a niveles muy bajos para que se enfríe nuestro hogar más rápidamente. El ambiente no se va a enfriar como nosotros queremos, además vamos a consumir mucha más energía.

Aire acondicionado, métodos para ahorrar energía:

  1. Si tenemos en nuestra casa muchos ordenadores, televisores o cualquier aparato hacen que el ambiente esté muy seco. Es recomendable antes de bajar la temperatura de nuestro aire acondicionado, colocar humidificadores que harán que el ambiente sea mucho más agradable.
  2. El aparato de aire acondicionado no tenemos que esperar a que deje de funcionar. Anualmente debemos hacer una revisión para que todo funcione perfectamente y no consumamos más energía y nos llevemos un susto cuando llegue la factura.
  3. Las ventanas y las puertas de nuestra casa tienen un papel fundamental a la hora de climatizar una estancia. Tiene que cerrar perfectamente. Si encendemos el aire acondicionado y hay fugas por causa de las ventanas perderemos todo y no conseguiremos la temperatura que queremos en la habitación.
  4. Muchos de los aire acondicionados tiene la función “eco” o “nocturno”. Utilizarlas es una buena idea, conseguiremos ahorrar hasta un 30% de energía.
  5. Utilizar la función de programar. De esta manera el aparato de aire acondicionado se encenderá o se apagará cuando nosotros queramos. Cuando no estemos en casa, cuando la habitación haya llegado a la temperatura adecuada o si es por la noche si no queremos dejarlo funcionando nuestras 8 horas de sueño.

El aire acondicionado puede ser nuestro mejor amigo en la temporada de verano, pero tenemos que saber como optimizar su función para que no acabe perjudicando a nuestra factura, ni a nuestra salud.