Aislamiento térmico: Mantén el calor en tu hogar

En esta época del año donde las bajas temperaturas son propias de la estación, el frío puede entrar también en nuestro hogar. Aunque los sistemas de calefacción son cada vez más eficientes y efectivos, las pérdidas de calor son inevitables sin un buen aislamiento térmico de la vivienda. Mantener el calor es importante para poder disfrutar del confort del hogar, también un buen aislamiento influye en el ahorro de energía, ya que el calor no se pierde y se concentra. Por eso en el blog de hoy te contamos lo que necesitas saber sobre el aislamiento térmico de tu casa para elegir el más adecuado.

Qué aislamiento elegir

Un aspecto importante a tener en cuenta para elegir el aislamiento térmico adecuado es el material. Depende del material que se elige y sus características será más adecuado para diferentes zonas de la casa, así como la obra necesaria para su instalación.

  • Rollo de aislante reflexivo:  este material  es flexible, ligero y su espesor permite que sean fáciles de colocar. Tienen una gran resistencia térmica por lo que son bueno aislantes. Son resistentes a la humedad y al agua, también tienen capacidad de aislamiento acústico.
  • Lana de roca: su material a diferencia de los poliestirenos y poliuretano, no es inflamable. Aunque debemos protegernos y tener cuidado al instalarla. Sus fibras entrecruzadas y multidireccionales hacen hacen que sea buen aislante térmico y acústico. Su composición permite una buena estabilidad y es resiste al agua y vapores sin corroer aquellos metales que están en contacto con la lana.
  • Espuma de poliuretano: esta espuma es un sellante que funciona con buen aislante. Es rígido y evita la entrada polvo, viento y agua, no absorbe la humedad. Se aplica con una pistola que permite rellenar huecos difíciles .

 

aislamiento térmico

Qué aislar

Como ya hemos comentado los sistemas de climatización actualmente son modernos y eficaces y logran concentrar el calor, pero existen puntos concretos de nuestro hogar que dan lugar a la fuga de calor. Estos puntos son:

  • Techos. La pérdida de calor se centra sobre todo en las cubiertas del techo, ya que el calor sube hacia arriba y por ello el aislamiento debe incidir en las cubiertas que conectan el techo con el exterior. El material que mejor aislará en este punto es la lana mineral ( de roca por ejemplo )o el rollo reflexivo, ya que son ligeras y bloquean la humedad.
  • Ventanas y puertas. En estas zonas el calor se fuga fácilmente, por lo que hay que tener especial atención si se quiere ahorrar energía y conservar la temperatura perfecta del hogar. Una solución efectiva será colocar burletes. Existen diferentes tipos, según materiales y características. Por ejemplo, burletes con cepillo, los cuales protegen de la entrada de aire y polvo.
  • Paredes. Las paredes son elementos que separan estancias de la vivienda, no suelen estar en contacto con el agua como una fachada ni deben soportar el peso como en el caso del suelo. El material más adecuado para aislar es lana de roca, que como hemos dicho también es un buen aislante acústico.
  • Suelo. El aislamiento térmico se suele llevar a cabo por debajo del forjado del suelo. La mejor opción es el polietileno. Es te material es muy ligero, flexible, resiste al impacto y al agua.
  • Fachadas. Si queremos aislar desde el exterior del hogar debemos usar un material que no absorba el agua, ya que las lluvias inciden en las fachadas de las viviendas. La espuma de poliuretano es la mejor opción. Una de las ventajas que hemos comentado es que permite rellenar huecos y cámaras de aire, lo que mejora el aislamiento del frío y no absorbe la humedad.

Esperamos que nuestros consejos hayan sido útiles para decidir qué tipo de aislamiento térmico necesita vuestro hogar. Si os ha gustado este articulo podéis encontrar más relacionados en nuestro blog.