Bricolaje fácil para cambiar el salón

E n invierno es una de las épocas en las que pasamos más tiempo en nuestro hogar por ello ahora es el momento más adecuado para realizar renovaciones en nuestro hogar. El salón es una de las estancias en las que más tiempo pasamos tanto en invierno como en verano es en la que atendemos las visitas, pasamos tiempo en familia y amigos o realizamos realizamos las cenas y reuniones.

Nunca fue tan fácil darle un nuevo look a tu salón

Te traemos los trucos adecuados para conseguir darle un nuevo look a tu salón sin necesidad de ser un profesionar del bricolaje. Aprende a cambiar el suelo siguiendo los pasos tan fáciles que te traemos o dale un toque original a tu salón creando tu propia lámpara con tarros de cristal.

Cambiar el suelo

El uso del día a día, los desconchones o los rayones hacen que el suelo de nuestro salón parezca estropeado. Una solución muy sencilla es sustituirlo por suelo laminado. Este tipo de suelos están disponibles en función del tránsito que vaya a tener la estancia y se pueden encontrar en una gran cantidad de tonos y acabados. De esta forma, para nuestro salón optaremos por un suelo laminado de color claro que combina con muchos tipos de mobiliario.

En primer lugar, dejaremos las tablas durante 48 en la sala en la que se vayan a instalar para que se adapten a la temperatura. A continuación,  limpiaremos bien el suelo sobre el que se vaya a colocar el suelo laminado y colocaremos un aislante para garantizar la resistencia a la humedad.

Después, colocaremos la primera tabla dejando una junta de 8 a 10 mm con respecto a la pared para que las tablas puedan dilatarse. Poco a poco iremos colocando todas las tablas solapando unas con otras hasta su perfecto ajuste y en el caso de tener que cortar alguna, lo haremos recordando que hay que añadir los milímetros para que la tabla pueda expandirse con el calor. Por último, colocaremos los rodapiés, los perfiles y limpiaremos cualquier resto que haya podido quedar.

Colocar papel pintado

Para cambiar el aspecto de las paredes de nuestro hogar no hace falta que tengamos que actualizarlas todas, simplemente bastará con añadir a alguna de nuestras paredes un toque original con un papel pintado.

A la hora de colocar papel pintado, sigue los pasos adecuados y consigue un resultado profesional

Los papeles pintados de rayas suelen ser una muy buena opción, ya que se encuentran disponibles en una gran cantidad de colores y aportan dinamismo a la estancia. Para conseguir la cantidad adecuada de papel pintado para la pared que queramos cubrir mediremos el alto de la pared y el ancho. Después, dependiendo de la anchura del papel escogido lo dividiremos para saber la cantidad de metros que nos hará falta.

Una vez tengamos cortado el papel lo colocaremos sobre la pared y trazaremos una línea con ayuda de un nivel para asegurarnos de que todo esté perfectamente recto. A continuación, encolaremos la pared y el papel y comenzaremos a pegar la parte más alta del papel con mucho cuidado hasta que quede perfectamente alineado con la marca que habíamos trazado previamente. Si pintamos con pegamento alguna zona que no queramos encolar, podemos eliminarlo con un paño húmedo y agua caliente. Después, iremos añadiendo el resto de pliegos de papel asegurándonos de que no queden arrugas ni burbujas con un cepillo.

Pintar muebles con pintura Chalk

Si queremos actualizar alguno de nuestros muebles un truco de bricolaje fácil y económico es la pintura chalk. Para aplicarla, primero retiraremos el barniz o la pintura que el mueble que queramos cambiar  pueda tener con una lijadora eléctrica. Después, pintaremos con la pintura Chalk y así conseguiremos que el mueble adquiera este toque vintage tan original.

 

Lámpara de tarros de cristal

Las lámparas hechas con tarros de cristal se han hecho muy populares en la

¿Tienes unos tarros de cristal? Crea tu propia lámpara.

decoración últimamente. Para que podamos hacer una necesitaremos un tarro de cristal, una bombilla decorativa, un casquillo, un spray y el cable. En primer lugar, conectaremos el casquillo con el cable. Después, con ayuda de una punta y un martillo iremos creando un círculo del diámetro del casquillo hasta que podamos quitar la parte central.

Posteriormente, colocaremos un poco de cinta de carrocero al cable y pintaremos el embellecedor y la tapa con un spray de pintura efecto metal para unificar su color.

Después, encajaremos el casquillo por dentro, añadiremos la bombilla decorativa que le aportará ese aire retro, cerraremos el tarro y lo conectaremos a la luz con los fusibles apagados. Una vez comprobado que todo funciona bien, ya podremos disfrutar de nuestra lámpara hecha de tarros de cristal.

Imagen de Eltallerdelascosasbonitas

Realizando unos pocos cambios de bricolaje fácil podremos renovar por completo nuestro salón de una forma sencilla y empleando un presupuesto muy reducido.