Crea tu propio columpio para el jardín de casa

No hay nada mejor que disfrutar de un espacio de sombra después de un día de calor sofocante. Si le sumamos al espacio de sombra el balanceo de un columpio, el momento gana mucho más. El columpio es un juego de niños, pero en realidad todos en cuanto vemos uno en un jardín vamos a montarnos, ¿o no?. Hay muchos tipos, el tradicional con una sola balda, columpios de tela, con respaldo y algunos que son incluso mucho más cómodos que el sofá de casa.

A continuación, vamos a explicar cómo hacer un columpio con una silla que no usemos en casa. Antes de tirarla, la reciclamos. La segunda vida de esta silla va a ser mucho más divertida.

Materiales

Paso a paso

  1. Lo primero que tenemos que hacer, una vez tengamos todos los materiales, es quitar las patas de la silla. En el caso de que también tenga apoya brazos, los retiraremos también.
  2. Cuando tengamos todas las patas de la silla separadas lijaremos toda la silla. Si era una silla vieja o que no usábamos desde hace tiempo puede que estuviera algo deteriorada. Al pasar el papel de lija eliminaremos todas las imperfecciones y la pintura o esmalte que quedara.
  3. Una vez lijada pasaremos un paño para eliminar toda la suciedad que se haya originado.
  4. Necesitaremos hacer cuatro agujeros. Dos de ellos irán en las esquinas del asiento de la silla, las dos esquinas de fuera. Y los otros dos agujeros irán en el respaldo en las esquinas. Tenemos que tener cuidado porque los agujeros no tienen que estar justo en el borde ya que se puede romper el columpio con facilidad.
  5. Los pasos principales están dados. Cuando este lijada (paso 2), limpia (paso 3) y con los cuatro agujeros hechos (paso 4) podremos pasar a pintar la silla. Depende del estilo que queramos darle a nuestro porche o jardín la pintaremos de colores vivos o tonos pasteles. Incluso podemos colocar algún elemento decorativo.
  6. Dejamos que se seque la pintura. Las indicaciones aparecerán en el bote de pintura para madera. Recordar coger pintura especial para que el columpio aguante sin problemas el sol, el frío y las lluvias. Cada año hay que hacer un mantenimiento tanto del columpio como de todos los muebles de jardín que tengamos para que luzcan como nuevos siempre.
  7. Por los cuatro agujeros que anteriormente hemos hecho (paso 4) tendremos que pasar la cuerda gruesa. Tenemos que contar que la cuerda debe aguantar el peso de un adulto. La ataremos con un nudo que dé a la parte de debajo de la silla (asiento) y en la parte de atrás (respaldo). La silla tenemos que colocarla en un lugar alto. Podemos usar un árbol o si en nuestro porche se ven las vigas del techo las podemos aprovechas y pasar la cuerda por ahí. Tiene que ser un lugar que pongamos el peso que pongamos al columpio este aguante.

Con todos estos pasos ya tendrás listo el columpio. Ahora solo queda disfrutarlo. ¿Quién estará más tiempo en él? ¿Padres o hij@s?.