¿Te atreves con el papel pintado?

El papel pintado siempre ha tenido un rol muy importante en el mundo de la decoración. En los últimos años, se ha convertido en un imprescindible, permitiendo conseguir grandes cambios en diferentes estancias. El papel pintado, además de ser una idea original para decorar resulta económico ya que podemos ponerlo nosotros mismos.

Hoy en día, decidir el papel pintado que queremos poner en cualquiera de nuestras estancias no es tarea fácil. Existen papeles de distintos colores, con distintas figuras y diversas texturas. Por eso, en este post os proponemos una serie de ideas de decoración con papel pintado. Además, se explicará cómo poner el papel pintado y dónde ponerlo.

Materiales y herramientas necesarias

¿Cómo colocar el papel pintado?

Antes de colocar el papel pintado, deberemos de seleccionar aquella pared que sea lisa. De esta manera, conseguiremos que el acabado final sea perfecto.

Una vez que tengamos seleccionada la pared, comenzaremos marcando con un lápiz una línea vertical. Esta nos servirá para guiarnos y saber donde colocar el papel pintado. Os aconsejamos emplear un nivel, una vez que hayamos dibujado la línea, ya que con él nos podremos asegurar de que la linea está perfectamente recta. Después, pasaremos a encolar la pared con la brocha. Recuerda, nuestros límites serán las líneas anteriormente dibujadas. Si nos salimos de los limites marcados, no nos debemos de preocupar ya que con un trapo humedecido en agua caliente podremos eliminar los fallos.

Papel pintado

Encolada toda la pared nos toca pegar el papel pintado. Os aconsejamos, antes de pegarlo, enrollar el papel al contrario de como lo hemos comprado para alisarlo. De esta manera, nos resultará más fácil colocarlo. Comenzaremos pegando el papel pintado en la parte alta de la pared y presionando iremos bajando hasta la mitad. Una vez que hemos llegado a la mitad, pasaremos un cepillo seco por la parte superior. El objetivo será que el papel pintado se adhiera bien a la cola de empapelar. ¡Ojo! No debemos de soltar el resto del rollo de papel hasta que la parte de arriba se encuentre bien pegada. Cuando esto sea así, seguiremos pegando hasta el rodapies. Una vez que el papel se encuentre pegado en la pared, os sugerimos pasar un rodillo por encima para evitar que nos salgan burbujas. Además, nos servirá para que las juntas de varios papeles queden pegadas perfectamente, consiguiendo que sean casi invisibles.

¿Dónde colocar el papel pintado?

Algunos de los lugares donde nosotros os aconsejamos poner papel pintado son:

  • En una de las paredes de la entrada. Creemos que una buena idea sería poner  papel pintado a rayas el cual lo podemos complementar con unos colgadores que nos sirva como armario.
  • En una de las paredes de la habitación. Si decidimos ponerlo en el dormitorio de nuestro hijo o hija, os aconsejamos que sea en la pared donde se encuentra la cama. De este modo, podremos crearles un cabecero personalizado.
  • En una de las paredes del salón. Si somos atrevidos, os planteamos poner papel pintado que simulen ladrillos antiguos. Este tipo de papeles dará un encanto especial a la estancia sin apenas esfuerzo, consiguiendo dar un toque industrial y vintage.

Papel pintado

Como habrás visto, es muy sencillo de colocar el papel pintado y da mucha personalidad al espacio con el que lo decoramos. ¿Te animas a usarlo en tu hogar? 😉